sábado, 3 de septiembre de 2011

Pon los brazos que te la voy a dar. Carta abierta a mi sobrina.

Pon los brazos que te la voy a dar


Una frase que no olvidaré mientras viva. Significaba que mamá y papá ya te tenían entre manos. Ya estabas en nuestro mundo que desde ese momento es también el tuyo. Bienvenida.

Desde el otro lado de la puerta de un paritorio se disfruta de otra manera. Es mi hermana la que lo estaba pasando fatal, mi cuñado solo un poco menos, la iaia sufriendo porque todo saliera bien, la abuela dando vueltas y más vueltas en una espera larga y trasnochada. Yo viviendo en directo el acontecimiento, sin dolor físico, pero con los sentimientos a flor de piel. Tu tío desde casa sin pegar ojo. Y las primas placidamente dormidas intuyendo que, unas horas después, tendrían el mejor juguete que sus padrinos les podían dar.

Ahora ya estás aquí. Con tu mata de pelo, tu nariz respingona, esos ojitos con los que de vez en cuando nos regalas una sonrisa que compensa el dolor de mamá, los nervios de papá. Una iaia y una abuela que viven en una nube, muy cerca de los que te miran desde el cielo. Unos tíos que te adoran, unas primas que te quieren disfrutar. Y muchos más.

Por fin estas aquí, rodeada de muchos que te quieren. Y yo solo deseo poder compensarte de algún modo toda la felicidad que has traído a este mundo. Tu mundo.

4 comentarios:

Maria dijo...

Bienvenida!!!! Espero que sea una niña muy feliz y que crezca sana y con mucho amor. Un besazo y enhorabuena a toda la familia

Gracitata dijo...

Precioso Marta!!!
ENhorabuena por el nacimiento detu sobrina, estarás felicísima. DIcen que nuestros sobrinos son lo más parecido a los hijos y es verdad.
Un beso.

Anónimo dijo...

Lo mas bello de este mundo es el nacimiento de un bebe y en este caso es aun mejor. Iaia

Silvia dijo...

¡Bienvenida al mundo pequeñina! Enhorabuena a todos!